ESTUDIOS BIBLICOS APOSTÓLICOS
IGLESIA APOSTOLICA UNICISTA DE CHILE  
  Home
  DOCTRINA APOSTÓLICA
  DIOS ES UNO
  JESÚS ES DIOS
  BAUTIZMO
  LA TRINIDAD UN CONCEPTO ERRADO
  60 PREGUNTAS
  Por Dentro y por Fuera









JESÚS ES DIOS

 

JESÚS ES DIOS
 
 
“Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad” (Colosenses 2:9).
 
El hecho que Jesús es Dios se halla tan firmemente establecido en la Escritura como el hecho de que Dios es uno. La Biblia enseña que Jesús es totalmente Dios y totalmente hombre. En este capítulo nosotros consideraremos el primer caso; en el Capítulo 5 el segundo.
 
En las próximas secciones presentaremos y consideraremos pruebas bíblicas de que Jesús es Dios, enumerándolas para la conveniencia del lector.
 
El Antiguo Testamento Testifica Que Jesús Es Dios
 
1. Isaías 9:6 es una de las pruebas más poderosas de que Jesús es Dios: “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz.” Los términos hijo y niño se refieren a la Encarnación o manifestación del “Dios fuerte” y “Padre eterno.”
 
2. Isaías profetizó que el Mesías se llamaría Emanuel, que es, Dios con nosotros (Isaías 7:14; Mateo 1:22-23).
 
3. Isaías describió al Mesías como un vástago de Isaí (el padre de David) y también como la raíz de Isaí (Isaías 11:1, 10; véase también Apocalipsis 22:16). Según la carne El era un descendiente (vástago) de Isaí y David, pero según su Espíritu El era su Creador y fuente de vida (raíz). Jesús usó este concepto para confundir a los Fariseos cuando El citó el Salmo 110:1 y preguntó, en esencia, “¿Cómo podía David llamar al Mesías: Señor, cuando el Mesías debía ser el hijo (descendiente) de David?” (Mateo 22:41-46).
 
4. Isaías 35:4-6 demuestra que Jesús es Dios: “he aquí que vuestro Dios . . . vendrá, y os salvará.” Este pasaje continúa diciendo que cuando Dios viniera los ojos de los ciegos se abrirían, los oídos de los sordos serían abiertos, el cojo saltaría, y la lengua del mudo hablaría. Jesús aplicó este pasaje de la Escritura a sí mismo (Lucas 7:22) y, por supuesto, su ministerio produjo todas estas cosas.
 
5. Isaías 40:3 declara que uno clamaría en el desierto, “Preparad camino a Jehová; enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios.” Juan el Bautista cumplió esta profecía cuando él preparó el camino para Jesús (Mateo 3:3); así que Jesús es Jehová y nuestro Dios.
 
6. Miqueas 5:2 comprueba que el Mesías es Dios. “Pero tú, Belén Efrata . . . de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad.”
 
Entonces el Antiguo Testamento afirma claramente que el Mesías y el Salvador que había de venir sería Dios mismo.
 
 
El Nuevo Testamento Proclama Que Jesús es Dios
 
1. Tomás confesó a Jesús como ambos Señor y Dios (Juan 20:28).
 
2. Según Hechos 20:28, la iglesia fue comprada con la propia sangre de Dios, específicamente la sangre de Jesús.
 
3. Pablo describió a Jesús como “nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo” (Tito 2:13).
 
4. Pedro lo describió como “nuestro Dios y Salvador Jesucristo” (2. Pedro 1:1).
 
5. Nuestros cuerpos son los templos de Dios (1. Corintios 3:16-17), pero sabemos que Cristo mora en nuestros corazones (Efesios 3:17).
 
6. El Libro de Colosenses enfatiza fuertemente la deidad de Cristo. “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad” (Colosenses 2:9; véase también 1:19). Según estos versículos de la Escritura, Jesús no es simplemente una parte de Dios, sino que todo Dios reside en El. Si hubiera varias personas en la Deidad, de acuerdo con Colosenses 2:9 todos ellos deberían habitar en forma corporal en Jesús. Nosotros estamos completos en El (Colosenses 2:10). Todo lo que necesitamos de Dios lo podemos hallar solamente en Jesucristo. (Para una mayor discusión sobre Colosenses 2:9 y otras pruebas de la deidad de Cristo en Colosenses, véase el Capítulo 9).
 
Concluimos que el Nuevo Testamento atestigua la plena deidad de Jesucristo.
 
 
Dios Fue Manifestado en la Carne como Jesús
 
La declaración que Jesús es Dios necesariamente implica que Dios tomó sobre sí carne humana. Esto es de hecho lo que la Biblia dice.
 
1. “Dios fue manifestado en carne, justificado en el Espíritu, visto de los ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo, recibido arriba en gloria” (1. Timoteo 3:16; véase el versículo 15 para confirmación adicional de que Dios es el tema del versículo 16). Dios fue manifestado (hecho visible) en carne; Dios fue justificado (demostrado como justo) en el Espíritu; Dios fue visto de ángeles; Dios fue creído en el mundo; y Dios fue recibido arriba en gloria. ¿Cómo y cuándo sucedió todo esto? En Jesucristo.
 
2. “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios . . . Y aquel Verbo fue hecho carne . . .” (Juan 1:1, 14). Literalmente, el Verbo (Dios) fue entabernaculizado en carne. ¿Cuándo se entabernaculizó o se vistió Dios en carne? En Jesucristo. Ambos versículos de la Escritura prueban que Jesús es Dios—que El es Dios manifestado (revelado, dado a conocer, hecho evidente, desplegado, demostrado) en carne.
 
Dios es un Espíritu — sin carne y sangre e invisible al hombre. A fin de hacerse visible al hombre y a fin de derramar sangre inocente por nuestros pecados, El tuvo que ponerse carne. (Para conocer más sobre los propósitos del Hijo, véase el Capítulo 5) Jesús no es otro Dios o una parte de Dios, sino que El es el Dios del Antiguo Testamento vestido en carne. El es el Padre; El es Jehová que vino en carne para unir la brecha (que el pecado del hombre había creado) entre el hombre y Dios. El se puso carne así como un hombre se pone un abrigo.
 
Muchos versículos de la Escritura declaran que Jesucristo es el Dios del Antiguo Testamento vestido en carne con el propósito de revelarse a sí mismo y llevar a cabo la reconciliación.
 
3. “Que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo” (2. Corintios 5:19).
 
4. “A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer [declarado, revelado]” (Juan 1:18).
 
5. “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo . . . siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia . . .” (Hebreos 1:1-3).
 
6. Jesús es “la imagen del Dios invisible” (Colosenses 1:15; 2. Corintios 4:4).
 
7. El es Dios cubierto con un velo de carne (Hebreos 10:20). Como Abraham profetizó, probablemente sin comprender el significado pleno de sus propias palabras, “Dios se proveerá de cordero” (Génesis 22:8). Desde luego, Dios proveyó un cuerpo para sí mismo: “Sacrificio y ofrenda no quisiste; Mas me preparaste cuerpo” (Hebreos 10:5).
 
8. Jesús era el constructor de la casa (Dios Padre y Creador) y también un hijo sobre su propia casa (Hebreos 3:3-6).
 
9. El vino a su propia creación y a su propio pueblo escogido, pero ellos no le reconocieron ni lo recibieron (Juan 1:10-11).

 


Biblia / Concordancia / Diccionario Biblico / Biografias / Mapas /


 
   
Publicidad  
   
Iglesia Apostolica Unicista  
 

ein Bild

 
Juventud Apostolica  
  ein Bild  
 
   
Hoy Tuvimos 1 visitantes (5 clics a subpáginas) JESÚS TE BENDIGA ..!!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=